Segunda entrega desde tierras escandinavas

Me gustaría manteneros actualizados de forma más regular, pero me resulta casi imposible sacar tiempo para ello. Realmente es muy complicado llevar el blog al día, así que simplemente comentaré algunas cosas sueltas que me han ocurrido o que he descubierto desde que escribí el post anterior.

El afterwork es una costumbre muy arraigada en Suecia y en otras partes de Europa. Se trata de ir a un bar/cervecería los viernes por la tarde (habitualmente de 17h a 19h) y socializar con los compañeros de trabajo/clase mientras tomas algo con ellos. La «gracia» del afterwork es que, tras haber pedido una cerveza o cualquier otra bebida, puedes disfrutar de «barra libre» de comida, y por lo tanto ese día cenas por el precio de una caña (recordad que esto es Suecia, hay que vigilar mucho la pasta).

El sábado 3 de septiembre el CIRC organizó un viaje a Vrångö, que es una de las islas que forman el Archipiélago de Göteborg. El transporte hasta la isla es gratuito, ya que como os había contado en el post anterior, la tarjeta de transporte incluye buses, trenes y ferrys. Una vez allí, comimos bocatas y churrasco en unas rocas junto al mar, y por último algunos de nosotros (lo más valientes :P) nos bañamos, aunque sólo durante escasos minutos ya que todo estaba plagado de medusas. Sólo lo hicimos para poder contarle a nuestros nietos que un día nos bañamos en las frías aguas del Estrecho de Kattegat, donde el Mar del Norte se une con el Báltico.

Seguimos con otro tema. Antes de ayer se celebró en Chalmers la segunda FestU. Al igual que en la primera edición, la organización fue increíble, esta vez incluso con más pistas de baile (aunque nos quitaron la sala de dubstep, ¡grrrrrr!). Obviamente, también terminamos en la piscina 🙂

Al día siguiente de la FestU necesitábamos un día relajado, así que… ¿Qué mejor que disfrutar de una tarde de fútbol? El partido era un derbi nacional, ya que enfrentaba al IFK Göteborg (nuestro equipo) contra el Mälmo FF, que son los dos mejores equipos suecos históricamente. Además para mí el derbi tenía un añadido extra debido a los colores de ambos clubes:

Supongo que esto os recuerda a algo, ¿no? Una pista para los más lentos:

De camino a Gamla Ullevi, el estadio del IFK, nos cruzamos con los ultras del equipo escoltados por policía a caballo y en furgones. Su aspecto es mucho más parecido al de los hooligans ingleses (sudadera con capucha, gorra y pañuelo, todo de color negro) que el de los ultras españoles. En un determinado momento y por sorpresa, les obligaron a sentarse en el suelo y los fueron registrando uno a uno.

Sin embargo, una vez dentro del estadio eran muy buena gente y bastante calmados. Lo digo porque resulta que nuestras entradas eran para la grada de los ultras (en el anfiteatro superior) y en primera fila, pero no tuvimos ningún problema. Eso sí, no dejaban de mirar mi camiseta del Deportivo extrañados y pensando «¿¡Pero esa camiseta del IFK de qué temporada es!? ¿¡Y quién es Riki!?».

Al comienzo del partido, todo el estadio entona una canción del estilo de «You’ll never walk alone», aunque no estoy seguro de si es o no el himno oficial del equipo. A pesar de haber vivido el «auténtico» en Anfield, os aseguro que esto también pone los pelos de punta. Por lo general tanto los ultras como la afición animan bastante, no me esperaba que un estadio escandinavo fuese tan cálido en cuanto al ambiente. Respecto al partido en sí, era más que evidente la escasa calidad de los equipos nórdicos en comparación con las principales ligas europeas. Hubo alguna que otra jugada bonita y un disparo al palo, pero el resultado final fue de empate a ceros.

[youtube width=»480″ height=»310″]http://www.youtube.com/watch?v=eXsPnbL7SN0[/youtube]

Pues no tengo mucho más que contar desde aquí, salvo pequeños detalles como que me he apuntado al gimnasio (veremos cuánto duro yendo habitualmente) o que algunos españoles hemos hecho un pacto para hablar inglés incluso entre nosotros. Al que se le escape algo en español pone 1kr en el bote (0,11€), y seguro que al final de curso tenemos para una buena mariscada.


David Paredes

Soy ingeniero informático por la Universidade da Coruña y trabajo en el departamento de e-commerce de Zara. Mis principales intereses son los negocios, la tecnología y el diseño, aunque a menudo también escribo sobre otros temas. Puedes obtener más información en la sección "Sobre mí" de esta página.

Publicaciones del autor