OGame, un mundo paralelo

Sé que muchos de vosotros ya conocéis el OGame, pero esto es para aquellos que todavía no lo han probado. Se trata de un juego multijugador online, pero a diferencia del WOW, el Lineage II o la mayoría de los MMORPG, al OGame se juega mediante el navegador web (Firefox, Safari, IE… ), por lo que podemos jugar desde cualquier ordenador que tenga acceso a internet sin necesidad de instalar ningún software adicional.

Al comienzo del juego eres el emperador de un planeta, en el cual contruyes minas de metal, cristal y deuterio (el combustible de las naves). Además de eso tienes un hangar y a medida que lo subes de nivel tienes acceso a la construcción de naves más rápidas, más ofensivas y con más capacidad de carga. Por otra parte está el laboratorio de investigación, en el que desarollas nuevas tecnologías y nuevos motores. Unas de las primeras naves que consigues son los colonizadores, con los que puedes conquistar planetas vacíos hasta un total de nueve.

Con tus naves puedes atacar planetas de otros jugadores y saquearlos, o destruir su flota para luego recolectar el metal y el cristal de los escombros de la batalla. Hay un ranking con los puntos y las naves de todos los juegadores que se actualiza periódicamente para que puedas ver tus progresos y puedas compararte con el resto de los jugadores. En cada universo hay alrededor de unos 10.000 jugadores, por lo que estar entre los primeros es realmente difícil; hay gente que casi no duerme y que pasa 24 horas al día jugando y atacando. A todo esto… ¿ya he mencionado que en el juego no hay apenas gráficos, sino que todo está basado en texto?

Sé que muchos de vosotros estaréis pensando que un juego así no puede ser muy divertido, pero eso es lo que decían todos los jugadores antes de empezar, creedme, es uno de los juegos más adictivos de la historia. Conozco a mucha gente que en su vida había jugado a videojuegos ni a nada por el estilo y ahora están totalmente enganchados. Sinceramente, si nunca has jugado, no lo hagas y si ya has empezado… lo siento.